Desde el lado de la demanda, el consumo de los hogares y el repunte de la inversión en la construcción son los componentes que tiran del crecimiento. Y, desde el lado de la oferta, la construcción ha vuelto a aparecer en escena después de siete años de duro ajuste. Los mismos elementos con que se entró en la crisis en 2007.

La recuperación, por tanto, se está apuntalando con idénticos componentes a los que propiciaron dos recesiones, en particular la vuelta al ladrillo.

El caso es que, aunque es probable que no se comentan los errores de otras épocas, por ejemplo, se ha suprimido la deducción fiscal, los incentivos a las promociones y la facilidad crediticia, la vivienda ha tenido un impacto importante tanto en el sector bancario como en la economía en su conjunto. Por ello, muchos analistas opinan que el modelo productivo de la economía española debería ser más diversificado y dependen en menor medida de la construcción.

La mayoría de los indicadores apuntan a que el mercado del ladrillo se ha estabilizado ya en 2014 y que irrumpe con fuerza. La recuperación del valor añadido bruto del sector es ya un hecho.Después de 24 trimestres consecutivos en negativo, con contracción de tasas anuales superiores al 15% en 2010 y 2012, en el tercer trimestre de 2014 tuvo su primer, aunque exiguo, repunte positivo (0,02%) para rebotar con contundencia al 3,4% en el cuarto trimestre.

Todo esto ha supuesto que la construcción a precios corrientes (53.829 millones de euros) tuviera un peso en el PIB del 5,1%. Se trata aún de la mitad que representaba al inicio de la crisis en 2007 (10,1%). Pero los expertos esperan una aceleración rápida.

En cuanto a la inversión en la construcción, posiblemente catapultada por la activación de la obra pública ante los nuevos compromisos electorales y también por el incremento de la edificación, el sector registró por primera vez en la crisis su primera tasa anual positiva (la segunda trimestral) después de 26 trimestres de caída consecutivos. Por tanto, el ajuste se ha dado ya por concluido.

En concreto, la inversión residencial creció un 0,4% intertrimestral en los tres últimos meses de 2014, completando cuatro trimestres de avances. Según el Banco de España, todo esto parece marcar «un cambio de ciclo para este componente de la demanda». Además, los indicadores disponibles del primer trimestre apuntan a un mantenimiento de esta trayectoria en un contexto en que los visados de obra nueva registraron un nuevo repunte.

Por su parte, la estadística notarial advierte que las transacciones de viviendas aumentaron un 20% a final de año con un nivel de 30.000 operaciones de promedio mensual. Esta recuperación se concentra en el segmento de viviendas usadas y sigue beneficiándose del dinamismo de las compras de ciudadanos extranjeros. Ahora se ha sumado el impulso de adquisiciones de ciudadanos españoles.

En esta línea apuntan los indicadores del mercado inmobiliario con un aumento de las ventas de viviendas y de su precio. Así, en 2014, por primera vez desde que comenzó la crisis, se registró un incremento medio anual positivo (0,3%) frente a contracciones del 10,6% y 13,7% de 2013 y 2012.

Pero, como apuntan Santiago Carbó y Francisco Rodríguez en un informe realizado para Funcas sobre el comienzo de la recuperación del mercado, el sector inmobiliario y de la construcción «es de indudable relevancia para el crecimiento económico en España». Por ello, señalan que ahora que la economía se está recuperando, «el papel de la construcción será tarde o temprano significativo». Sobre todo es importante por su contribución al empleo.Así, de los más de 96.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social en febrero la construcción contribuyó más que cualquier otro sector, con 26.000 empleos, más de una cuarta parte. El número de cotizantes medios ha vuelto al millón de personas cuando en 2007 había 2,5 millones. En cuanto al paro, su número ha descendido en 62.000 personas respecto al mismo mes del año anterior.

La irrupción de la construcción en el crecimiento será más importante en este y en próximos años. Según el Banco de España, la recuperación del valor añadido de las empresas de la construcción se ha prolongado en los primeros meses de 2015.Mientras, Funcas señala que, como consecuencia de un comportamiento mas vigoroso de los esperado en el consumo y la construcción, el PIB llegará hasta el 3% frente al 2,8% que ahora sostiene el Banco de España.

 

Fuente: elmundo.es