Principalmente se basa en una serie de trámites administrativos, que tiene como fin poder legalizar la modificación de nuestra propiedad. En la mayoría de los casos, al desconocer este procedimiento o al pensar que se trata de un recurso muy largo y costoso económicamente, evitamos la modificación de la propiedad.

Sin embargo, se trata de un procedimiento simple que dependerá en todo caso, en si queremos unificar o dividir las viviendas, para que conste como una o varias propiedades independientes.

¿CUÁL ES EL TIPO DE MODIFICACIÓN DE LA PROPIEDAD?

En primer lugar hay que diferenciar las dos tipologías más acusadas. Os presentamos dos de los casos más demandados:

  • Tenemos una vivienda unifamiliar y adquirimos la vivienda colindante. El propósito es unificar ambas viviendas, con la finalidad de que conste como una única propiedad a efectos legales y administrativos. Por lo tanto estamos ante una situación de AGRUPACIÓN

  • Tenemos una vivienda unifamiliar con amplia parcela, la cual queremos dividir en una o más partes para poder poner a la venta. El propósito es dividir la vivienda, con la finalidad de que conste como dos o más propiedades a efectos legales y administrativos. Por lo tanto estamos ante una situación de SEGREGACIÓN

¿ES NECESARIO PROYECTO?

Sí, aunque únicamente se trate de dividir o unificar parcelas “vacías”, necesitaremos en todo caso, un proyecto por un técnico competente dónde figure el estado actual de nuestra propiedad y lo que queremos llevar a cabo.

¿CUÁL ES LA FIGURA DEL TÉCNICO?

Será el encargado de realizar el proyecto, formado por una memoria descriptiva y los planos respectivos y de orientar al cliente en las opciones de las que dispone.

Desde ARCOSTEC  nos informamos íntegramente con la sede de Urbanismo del municipio en cuestión, una vez estudiada y valorada la situación ofrecemos la mejor opción para el propietario, incluso realizamos y acompañamos al cliente en todo el procedimiento posterior

PASOS A SEGUIR

  1. Una vez realizado el proyecto se presentará para solicitar la Licencia Urbanística en el Ayuntamiento. Para evitar la denegación de la licencia, el técnico o propietario se deberá haber informado previamente.
  2. Con la expedición de la aprobación de la licencia, ya podemos ir a la notaría, dónde se realizará el cambio legislativo de nuestra propiedad. Para ello en deberemos presentar la siguiente documentación:

– Licencia Urbanística expedida por el Ayuntamiento.

– En caso de pertenecer a una comunidad de propietarios, es necesario su aprobación, por lo que necesitaremos un documento firmado.

– Declaración de responsable por parte del Arquitecto Técnico o Arquitecto.

  3. Por último el acta de notaría la llevaremos al Registro de la Propiedad, con la documentación de identidad de los nuevos propietarios.     Este será el último  paso, para constar nuestra propiedad agrupada o segregada, lo que nos permitirá contratar los servicios mínimos       de agua, luz y gas para la nueva propiedad.

¿QUÉ COSTES TIENE?

El valor de todo el proceso, dependerá de muchos factores como la Tasa de Urbanismo de Ayuntamiento, que dependerá en cualquier caso, de lo que queramos hacer con nuestra propiedad, agrupar o segregar con ampliación o reformas, nueva construcción o simplemente división de la finca. Con la experiencia que nos avala hemos estimado unos costes aproximados:

1,5% DEL TOTAL DE CADA VIVIENDA + 1000 € DE ESCRITURA NOTARIO Y REGISTRO DE LA PROPIEDAD